Trono Cristo de la Esperanza en su Gran Amor

La talla del trono ha sido realizada en los talleres de los Hermanos Caballero González, de Sevilla de la mano de don Ramón Castillo, artesano sevillano que trabajó primero en los talleres de Guzmán Bejarano. Al más puro estilo del Barroco clásico, con una composición de ménsulas y bombo en todo el recorrido de sus formas mixtilíneas, talladas y caladas en su totalidad, con sus correspondientes juegos de cartelas, acopladas al volumen, representando escenas de la Pasión. Se contempla un conjunto de tallas menores. Rematado en la parte superior por una cestería calada, interrumpida por un juego de seis arbotantes, con un total de 60 puntos de luz, cuatro en las esquinas, compuestos por dos cuerpos, uno superior de nueve luces y otro inferior con cinco luces totalmente tallados, a juego con otras doce tulipas enmarcadas en la parte inferior del cajillo. Todo ha sido posteriormente dorado y policromado en una tercera fase de realización, que fue iniciada con el frontal siendo estrenado el Domingo de Ramos de 2.011, concluida en la Cuaresma 2016.

Trono Mª Santisma de la Salud

El trono actual fue proyectado por el asesor artístico de la Hermandad, Francisco Puente Carbó en 1.991, la realización técnica del proyecto se debe al sevillano Francisco del Toro de los Talleres Villarreal, que lo ejecuta en el 1.992, en alpaca plateada. Este nuevo cajillo de 50 cms de alto, 225 de ancho y 320 de largo, aproximadamente, se va a estrenar en la Semana Santa de 1.993, y supone para la Hermandad un logro importantísimo, por cuanto supone abandonar un cajón de terciopelo azul, cajón que desde 1.988, nos sirvió de ilusión y apoyo para seguir avanzando en lo que entonces era una incipiente cofradía que comienza a dar sus primeros pasos en la calle. Presenta dos moldurones siendo el bajo de mayor altura a modo de plinto que eleva el cajillo en su totalidad. Dichos moldurones presentan una serie de entrantes y salientes en la vertical ofreciendo así una escalinata. Sencilla y elegante, la base del trono esta compuesta por un gran friso en forma de media caña. Este friso presenta un extraordinario calado en toda su forma de rocalla, que está rematado en ambas orillas por varias molduras finas, grabadas y lisas. Las jarras fueron ejecutadas unas por Talleres Villarreal y otras por Manuel de los Ríos en metal plateado. De estilo clásico, con base octogonal decorada con hojarasca, panza con agallones y boca rematada con angelitos. Dos asas recogen el ánfora con guirnaldas y dos pirindolitas rematan a modo de realce. Son en total catorce unidades de diferentes alturas. Existen un total de catorce unidades de diferentes tamaños, seis más pequeñas de 25 cms, dos de 35 cms, otras dos de 40 cms y cuatro de mayor tamaño, dos de 50 cms obra de Manuel de los Ríos y las otras dos de 45 cms de Francisco del Toro. Las barras de palio, se estrenan en la Semana Santa de 1.988 coincidiendo con salida procesional como hermandad agrupada, fueron ejecutadas por el orfebre Manuel de los Ríos, según diseño de Jesús Castellanos. En número de doce, tienen una longitud de 285 cms. Son de metal plateado y emergen en su parte baja, desde una vasija, tallos y ornamentación vegetal, conformando el primer cuerpo de la barra. Un cuerpo central con nudos, entrantes y salientes, angelitos, campanillas y un ánfora desde donde sale el tercer cuerpo de la barra, realizado con motivos vegetales. Todo ello se remata con un capitel corintio y unas macollas que amarran el techo de palio. La candelería aún incompleta, tiene varias alturas y ha sido realizada por Manuel de los Ríos y Talleres Villarreal, son de base triangular, a tres caras, presentando en su fuste, nudos, partes lisas y labradas con hojarasca, rematados por plato labrado y casquillo. Se remata el trono con cuatro arbotantes, dos delanteros y dos de cola, que se derraman sobre el manto de la Virgen. Son también abatibles para permitir la salida por la angosta puerta de San Pablo. El friso se interrumpe por cinco cartelas, una central en la delantera y cuatro laterales, recogiendo las bases de las barras de palio segunda y tercera, cuarta y quinta. Cada una de ellas dotadas de un fuerte movimiento, con formas valientes en el repujado, aglutinando formas arquitectónicas y formas vegetales, grandes hojarascas, jarroncitos y agallones, un arco de medio punto entrelazado con hojarasca, recoge en su centro las alegorías, siendo estas; Salud de los enfermos, para la cartela central, Reina de la Paz y Estrella de la Mañana para las cartelas del lateral izquierdo y Puerta del Cielo y Madre de la Iglesia para la parte derecha. Estas cartelas están pendientes de que se realicen las escenas centrales en las que se representarán los dogmas de la Santísima Virgen, sobre la cartela central, se alzara un relicario. Todo este conjunto ha sido realizado por D. Francisco del Toro (Talleres Villarrreal). El cajillo queda recogido con cuatro esquinas en sus ángulos, con las mismas características de las cartelas. Cartelas y esquinas posibilitan al trono una mayor anchura y realce y son desmontables para permitir la salida de San Pablo. Diseño original: Francisco Puente Carbo. Realización: Jesús Ruiz Cebreros. El palio, realizado por Jesús Ruiz Cebreros siguiendo el diseño de Francisco Puente Carbó, es de malla calada con crestería de terciopelo burdeos. El dibujo queda enmarcado en un concepto de diseño moderno, dentro de las líneas clásicas del Barroco. Esta realizado en aplicaciones de tisú y seda con matices de hilos de color silueteando todas las formas. Compuesto por una bambalina central dividida en tres caídas cuyo eje principal es una capilla-cartela, dentro de la cual se encuentra la simbología Mariana "Fuente de Salud". De esta capilla emergen hacia ambos lados una sinfonía de formas y flores como signo referente de esplendor y abundancia. Todo el conjunto es un minucioso y detallado juego de formas y colores, de pequeñas dimensiones que se recortan en un marco lateral-vertical, así como en cinco blondas en la parte inferior en forma de cordón ancho de donde cuelga un fino remate de morilleras. Las bambalinas de la parte lateral se componen de cinco cuerpos divididos en tres piezas, una central y dos laterales de dos cuerpos cada una engarzadas entre sí. Las bambalinas centro-lateral al igual que la delantera y trasera se componen de la misma capilla-cartela de distinta dimensión incluyendo en su interior las alegorías "Estrella de la mañana" en el lado izquierdo y "Puerta del cielo" en el derecho. Completando el conjunto con la parte trasera, estrenada en la Semana Santa del año 2001, que incluye en el centro una jarra de azucenas símbolo de la Pureza de la Virgen María. Este trabajo es un reflejo de las múltiples posibilidades que ofrece este magnífico y sencillo ornamento, que combinado con buen criterio estético dan un impresionante y bellísimo resultado de transparencia. La peana de María Santísima de la Salud también es obra de Manuel de los Rios ejecutada en metal plateado con cinco caras, medio hexágono, siendo la central una cartela con el Ave María y las restantes con dibujos geométricos y ornamento vegetal.

Cruz Guía

La Cruz Guía es de estilo sencillo y clásico. De madera lisa en color oscuro, rematada en sus aristas por un ligero perfil de orfebrería calado, con remate en cada uno de sus extremos. Realizada en los talleres de Santos Campanario.

Bandera Corporativa

Estandarte Cristo

Es obra del pintor de nuestra tierra y hermano de esta cofradia, Manuel Martín Moreno. Su primera aportación al patrimonio pictórico de nuestra Hermandad fue una magnífica pintura al óleo que representa al Cristo de la Esperanza en su Gran Amor con un realismo conmovedor. Cristo, aún vivo en la cruz, parece querer decirnos algo, seguro que nos esta perdonando. La boca entreabierta, los hombros en tensión y una impresionante dulzura en la mirada. El estandarte del Cristo, sobre terciopelo morado y con el ovalo de la pintura rematado por un detalle de bordado de Jesús Ruiz Cebreros, se procesionó por vez primera el Domingo de Ramos de 1.996.

Bandera Mariana

Guión Salus Infirmorum

Diseño de Jesús Castellanos, realizado en el taller de nuestro hermano Jesús Ruiz Cebreros. Se ejecuta en 1.987, siendo presentado el martes, 1 de marzo de 1.988 por don Agustín Clavijo García (q.e.p.d.), profesor de Historia del Arte. Fue estrenado el Domingo de Ramos de 1.988. El estandarte está bordado en oro sobre terciopelo burdeos, concibiéndose como un razonado cartel en el que sabiamente se funde el elemento iconográfico, la fuente, ejecutada en tonos plateados, y el texto literario, la bella advocación mariana "Salus Infirmorum", "Salud de los Enfermos". Todo ello esta adornado con profusa y a la vez ordenada decoración barroca a base de hojas de acanto, tallos y flores en acertada distribución por todo el espacio. Técnicamente representa un alarde de conocimiento del buen arte del bordado de realce, apareciendo sabiamente distribuidas por toda la composición: juegos de hojillas, cartulinas, ladrillos, setillos, medias ondas..., valorándose el relieve del bordado en toda su exacta y ajustada dimensión, siendo completado por un cordón dorado. La barra de metal plateado que lo sustenta, así como las dos macollas que lleva a los lados son obra de los Talleres de Orfebrería Andaluza S.A. La barra totalmente cincelada con motivos vegetales es rematada por un templete cilíndrico donde reposa una cruz lobulada.

Estandarte Virgen

Igualmente es obra de Manuel Martín Moreno. El Domingo de Ramos de 1.998 se estrena dicho estandarte. En esta bella pintura al óleo, el autor muestra un primer plano de la Virgen de la Salud, en toda su belleza. María pierde su mirada en el infinito, pensando dolorida el por qué de tanto sufrimiento. Cinco lágrimas resbalan por su rostro, sus labios entreabiertos relajan la tensión del momento. Pero el dolor es sereno, la luz de su cara nos da esperanza. El rostro esta magníficamente enmarcado en sus vestiduras de tono burdeos, que contrastan de forma apreciable con la luz de su semblante. El autor ha conseguido humanizar la imagen tallada en madera. Sobre terciopelo burdeos está colocada la pintura, embellecida mas aun si cabe, por una pieza bordada en oro por Jesús Ruiz Cebreros.

Libro de Reglas

El Libro de Reglas es donación de un hermano y fue estrenado en 1.988. La idea y la realización corresponden al orfebre Manuel de los Rios.

Saya de María Santísima de la Salud

A lo largo de su historia la Virgen de la Salud tuvo una primera saya blanca bordada y donada por una hermana de la cofradía. Posteriormente Jesús Ruiz Cebreros bordo la saya azul con apliques que durante muchos años lució la Virgen en procesión. Igualmente la Virgen procesionó con una saya también blanca prestada por la hermandad del Rescate y que pertenecía a la Virgen de Gracia. Por vez primera el Domingo de Ramos de 1.998, una saya de color rosa palo, préstamo de MIES, fue lucida por la Salud en su salida procesional. Esta confeccionada a partir de la casulla que utilizó el Obispo Don Emilio Benavent Escuin en su ordenación como Obispo de Málaga. En su interior lleva una inscripción que data su confección en Roma en 1.856. En el año 2.004 el hermano José Antonio Jurado Granados, confecciono y dono una saya realizada en apliques y que la Virgen estrenó en el triduo de ese año. En el triduo de 2.008, la Virgen estrenó una saya donada por la familia Luque-Martínez y que esta confeccionada a partir de una casulla centenaria. El Domingo de Ramos de 2.003, gracias a la generosidad de un hermano y colaborador de nuestra Hermandad, la imagen de Maria Santísima de la Salud estrenó una saya bordada sobre tejido blanco, expresamente diseñada y pensada para la advocación de nuestra Sagrada Imagen Titular y que es la que habitualmente luce en la salida procesional del Domingo de Ramos. Magnífica obra de bordado realizada minuciosamente por el bordador malagueño Jesús Ruiz Cebreros, donde pone de manifiesto una vez más su alta calidad como profesional del bordado clásico barroco, con un espléndido dominio de todas las variadas técnicas que componen el conjunto de la obra. Fue realizado el diseño por Eloy Téllez Carrión con colaboración de Francisco Puente Carbó, autor del boceto original, con una idea clarísimamente enfocada hacia la advocación de la Virgen. Boceto que ha esperado durante años hasta que llegó el momento de realizarlo. La saya se compone en su parte inferior de una gran base triangular en la que figura todo un juego de ornamentos florales, rematado por dos perillas de donde arrancan dos bandas rectas que, en forma de estola, forman una calle central y dos laterales, totalmente decoradas con cuernos de la abundancia y guirnaldas que desembocan y custodian a la parte superior, rematada por una estrella-sol, eje de todo el conjunto, que a su vez está resguardado por una espléndida cinturilla calada que enmarca dentro de un estilo neobarroco clásico de muy finas formas y proporciones, con un cierto aire innovador dentro de su propia estructura. En su simbología se representa como parte central del vestido “LA FUENTE DE LA VIDA”, en el más amplio contenido bíblico-litúrgico del Agua Sanadora, fuente de Agua Viva, Fuente de Salud. La fuente, el manantial, al mismo tiempo que ser la tierra misma, es la imagen de la Madre, fuente inagotable del agua vivificante. El que realiza en nosotros la renovación es el Cordero que nos guiará a los manantiales de las aguas de la vida (Ap 7, 17). La parte inferior está compuesta por un gran triangulo floral que manifiesta todo el esplendor de la vida y la abundancia de todas la virtudes. María es el jardín y también la flor, y en su boca se han puesto esta palabras de la joven heroína del Cantar de los Cantares (2,1): Yo soy la flor de los campos y el lirio de los valles. La flor es el símbolo de una belleza eterna que esta presente en el bellísimo rostro de la Virgen María, Salud de todos los enfermos que la contemplan. Y por último en la parte superior está representada la ESTRELLA SOLAR, el sol como centro del universo, el Sol como fruto de su vientre. Cristo es el nuevo Sol, Jesús es el verdadero Sol de justicia, el Sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en las tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz. (Le 1,68-70).

Corona Procesional

Diseño, dibujo y realización Ideada y diseñada por D. Francisco Puente Carbo, que ha sido igualmente el responsable del seguimiento de su realización y de las relaciones con el taller orfebre e imaginero. El dibujo e interpretación se deben a D. Eloy Téllez Carrión. La corona ha sido realizada en plata de ley sobredorada en los talleres de Orfebrería Triana, sitos en la ciudad de Sevilla, dirigidos por el insigne artesano orfebre D. Juan Borrero Campos. La imaginería es obra del malagueño D. José María Ruiz Montes. Su diseño está basado en el más puro estilo de malagueño de coronas de procesión de finales de siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. Descripción de la obra Está compuesta básicamente, en su sencillez de líneas, por una canastilla imperial de estilo barroco con mezclas de elementos decorativos renacentistas. El canasto se compone de cuatro cuerpos peraltados en sus aristas y ocho penachos que se erigen por encima del ornamento central, cuatro de ellos más elevados, y de los que arrancaran los imperiales. Esta decorado con elementos geométricos y arquitecturales envueltos en hojarasca, con una menuda distribución de hojas y formas delicadas que rematan con decoración de piedras de cristal tallado. Este canasto está totalmente calado con pequeños espacios que equilibran el claroscuro de todo el conjunto. En su parte superior y conectados con los penachos que coronan el canasto, arrancan los ocho imperiales con una fuerte línea de movimiento, que confluyen y se anudan en la parte central, y sobre esta unión se erige una pequeñita corona que a modo de cinta abraza la vuelta, sirviendo a la vez de soporte para la clásica bola del mundo, realizada en marfil y con los meridianos realzados en piedras de cristal. La bola del mundo se encuentra rodeada en todo su perímetro por un halo de luz con rayos lisos y flamígeros, y que actúa como eje de unión entre el canasto y la ráfaga, elementos ambos que ha querido el diseñador, dejen un airoso y amplio espacio libre entre ellos, lo que da mayor ligereza y elegancia a la composición, de forma que recuerden los halos característicos de las imágenes de gloria. Interrumpiendo el círculo de aire, en su parte interior, penden dos luceros en forma de sarcillos o pequeñas cartelas decoradas con cristal. La ráfaga en forma de halo, está compuesta en realidad por dos ráfagas superpuestas. La primera ráfaga en tonos mates, delicadamente repujada, delimita el espacio libre hasta el canasto y ve realzada su decoración con menudas incrustaciones de brillantes. A su vez es base de arranque para doce estrellas caladas que rodean el conjunto. En el centro de la primera ráfaga y sobre el eje determinado por la bola de marfil, se eleva una hornacina que ha modo de halo cobija una pieza central en talla obra del insigne imaginero malagueño D. José María Ruiz Montes y que representa la Coronación de la Virgen, en una personal creación de un exquisito modelado y donde se representa la Virgen rodeada de angelitos con atributos de gloria. Este detalle se constituye en el eje artístico de toda la obra. Tras la primera ráfaga hay una segunda en forma de destellos lisos y estriados que dan el complemento de luz necesario para potenciar todo el conjunto, haciendo a su vez resaltar la alegoría de la Coronación de María y dándole su dimensión exacta. En esta ráfaga se incluye una cruz simple que corona la hornacina realizada en piedras y con tres remates decorativos.

Patrimonio Musical

Banda de Música: 'Santa María de la Salud', Sebastián Valero Jiménez (1988); 'Cristo de la Esperanza en su Gran Amor', Sebastián Valero Jiménez (1997); 'Santísimo Cristo de la Esperanza en su Gran Amor', José Luis Arias Bermúdez (1999); 'Salud de los Enfermos', José Luis Arias Bermúdez (1999); 'Salud Reina Trinitaria', Raul Guirado Carmona (2001); 'Salud de la Trinidad', Francisco Javier Alonso Delgado (2004); 'De rodillas y a tus pies', Juan Luis y Ángel Leal Gallardo (2010) y 'Salud de los enfermos', Jose Luís Pérez Zambrana (2016). Cornetas y Tambores: 'En tu Gran Amor, mi Esperanza', José Antonio Robledo. Agupación Musical: 'Crucificado en San Pablo', José María Sanchez Martín; 'Y te crucificaron en la Trinidad', Enrique J. Cruz; 'Cristo, nombre glorioso', Antonio Moreno Pozo (2012); 'Salus', José María Sánchez Martín (2013) y 'Cruz de nuestra Esperanza', J.S. Piñero (2014).
JSN Fidem template designed by JoomlaShine.com